martes, 1 de marzo de 2011

Rocío Huertas. Ganadora de la III Olimpiada de Filosofía 2011

Existo, luego pienso

Rocío Huertas, estudiante ilicitana de primero de Bachillerato del Instituto Nit de l'Albà de Elche, ha conseguido el primer premio en la III Olimpiada de Filosofía de la Comunidad Valenciana.



Enhorabuena a Rocío por este gran logro conseguido. Os dejo la conclusión del trabajo Existo, luego pienso, que defendió en la Olimpiada.

En conclusión: según el argumento anatómico que defiende la configuración complementaria entre el sótano del cerebro y la parte alta del mismo; fundamentados en que somos un solo organismo vivo con un único fin, la supervivencia y la felicidad; de acuerdo con el mecanicismo fisiológico emocional muy similar al racional; a tenor de los descubrimientos de la neuroética que relaciona nuestras decisiones morales con la actividad en las zonas cerebrales en las que se ubica la emocionalidad; y finalmente, conforme al argumento filogenético que presenta la capacidad craneal del hombre como el resultado de un camino evolutivo exitoso en la supervivencia y la felicidad, afirmamos que existimos, luego nos emocionamos; nos emocionamos, luego pensamos. Es decir, la razón no sólo completa, culmina y perfecciona al corazón, sino que al elaborar ideas y teorías con vistas a la supervivencia y felicidad necesita también la aprobación del corazón. ¿Acaso, alguna de las grandes teorías o descubrimientos científicos estuvo exento de emoción en la pregunta que lo suscitó o en la formulación que la concluyó? No. Así, nosotros cuando hemos iniciado esta composición lo hemos hecho desde una emoción que hemos razonado, y ahora esa emoción razonada la recobramos como razón emocionada. En cualquier caso, estamos convencidos de que si al corazón y a la razón, las respetamos en sus funciones respectivas, complementarias, inseparables y de perfeccionamiento mutuo, nos aproximaremos cada vez más a la felicidad.

Si queréis leer más aquí lo podéis hacer.


Entrevista del Diario Información

ANA FAJARDO
Contradecir a los filósofos clásicos, al famoso Descartes, y tener los mejores argumentos para ello ha sido la clave de Rocío Huertas para ganar la primera edición de la Olimpiada de Filosofía que se celebra a nivel autonómico. La estudiante del Nit de l'Albà defendió un ensayo científico para rebatir la tesis del certamen: "¿Tiene el corazón motivos que la razón no entiende". Con ello, a sus dieciséis años admite que las teorías filosóficas contemporáneas deberían tenerse en cuenta en la vida diaria para comprender mejor el mundo.

¿Tiene el corazón motivos que la razón no entiende?
Defiendo al igual que hice en mi intervención, que no hay oposición entre ambas, se complementan y se perfeccionan. Y en esto tienen mucho que ver la anatomía, la filología, la fisiología y la neurología. En mi tesis también contradije a Descartes en su famosa frase "Pienso, luego existo". Considero que el filósofo se equivoca en esto, porque si no existe nuestro cuerpo, que es el soporte de las emociones, no podemos pensar. Sería al revés, "Existo, luego pienso".

¿Qué le ha llevado a presentarse a una olimpiada con estas características?
Me llamó bastante la atención el tema, es el primer año que estudio Filosofía, pero me pareció muy interesante rebatir esa tesis y ha sido un reto de autosuperación, sobre todo, lo de hablar en público.

Ha conseguido defender la mejor tesis de entre más de sesenta participantes, ¿qué significado tiene este premio para usted?
Significa muchísimo porque yo quiero estudiar Medicina y este premio me va a facilitar mucho el camino, ya que me pagan el primer año de matrícula de la carrera en universidades de Valencia.

¿Qué relación ha encontrado entre la Filosofía y la Medicina?
La filosofía no puede ejercer a espaldas de la ciencia, porque está haciendo un gran trabajo y le está ayudando bastante a resolver dilemas. Por ejemplo, en sus investigaciones de la neuroética, se está comprobando que las partes que se activan en el cerebro a la hora de resolver un dilema moral están relacionadas directamente con la emoción, antes había hipótesis, pero no estaba demostrado.

Seguir leyendo


3 comentarios :

josefina 2 de marzo de 2011, 22:34  

Emoción, conocimiento y vida... Excelente cóctel para el crecimiento, porque si no ¿para qué diablos vamos cada día al Instituto?.

anacuellar 3 de marzo de 2011, 15:22  

Felicidades!!Pilar y me congratulo, pues el pensamiento, la reflexión y el cuestionamiento nos humaniza, ante tanta barbarie.
Besos,
Ana

Nieves Soriano Nieto 7 de marzo de 2011, 23:13  

¡Felicidades a Rocío!


Cubrí con flores
Aquella caligrafía
De trazos rectos.

Unas gotas de luna
Cayeron en mi mano,
Los vientos húmedos
Acercaron el perfil del silencio
Hasta mi rostro.
El espacio vacío
Se llenó con los sueños,
La ausencia
Vagó en la quietud
Del amanecer,
Y encontré indicios
En la voz del aire.

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP